Los talleres son una forma de organización en la que se destaca el trabajo colectivo y dinamizado por adultos o por alumnos más mayores. Cada cierto tiempo las aulas buscan montar talleres para poner en prácticas diversas técnicas. Estos talleres suelen tener actividades sistemáticas, muy dirigidas con un progreso de dificultad ascendente para conseguir que el niño adquiera diversos recursos y conozca las diferentes técnicas que luego pueden utilizar de forma personal.

Los talleres se caracterizan por ser cursos breves con bastante dinamismo. La intención es conseguir captar la atención de los más pequeños y enseñarles a través de juegos y creaciones divertidas, teniendo una base pedagógica.

Además, estos talleres tienen como objetivo enseñar a los menores a comunicarse y a utilizar los recursos y elaborar ciertos elementos útiles. Adquieren hábitos de respeto, limpieza y orden y aprenden técnicas determinadas.

La organización del espacio y los valores pedagógicos son otras de las características de los talleres, ya que en muchas de las realizaciones de estos talleres no sirve sólo un aula. El movimiento, los juegos al aire libre, construcción… requieren ciertas zonas o espacios para que los niños puedan desenvolverse con más comodidad y dejar en claro los puntos importantes en el que se va a desarrollar dicho taller para fomentar el aprendizaje de los niños.

Los talleres más utilizados se suelen centrar en elementos de plástica como puede ser los talleres de pintura, talleres de música, inventos e informática. Aunque este tipo de talleres suelen ser los más vistos en las aulas, existen una gran variedad de talleres que puede volcarse a cualquier actividad, desde talleres de juegos en donde el aprendizaje no se centre sólo en una idea hasta talleres de reciclaje en donde se deba realizar un instrumento musical o un invento divertido.